sábado, 14 de enero de 2012

Beneficios de la Santidad

El mantenernos santos nos beneficia en gran manera, aquí tenemos tres beneficios:

1. Autoridad 

Jeremías 1:10
"Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar."
No somos cualquier cosa, somos escogidos por Dios. Todo lo que Dios representa es lo que nosotros debemos representar aquí en la tierra.

Recordemos que somos Embajadores de Dios en la tierra y que debemos comportarnos como tales.
La Santidad nos permite tener autoridad porque es en ella en la cual Dios se glorifica de gran manera. ¿Qué estamos haciendo nosotros para que el nombre de Dios sea glorificado?

2. Dios nos Respalda

1 Corintios 10:23
"Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica." 
Dios nos dio poder para que tengamos dominio propio. Podemos hacer "todo lo que queramos" pero es en esto donde debemos preguntarnos si nos conviene o no hacerlo, si nos edifica o no. 

Dios nunca respalda algo que está en contra de su palabra. Todas las herramientas que Dios nos dio se deben usar con el respaldo de Dios. Nuestra juventud es vanidad, pasará sin darnos cuenta y es por ello que debemos estar conscientes que si ponemos a Dios como prioridad entonces estaremos respaldados de por vida y Dios nos llevará de triunfo en triunfo. Las bendiciones siguen a aquellos que viven conforme a la voluntad de Dios.

3. Abundas en el fruto del Espíritu Santo y Dios te guarda

Gálatas 5:22
"Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay."
Es a partir de los frutos donde nosotros podemos evaluarnos y ver el nivel de santidad que vamos alcanzando, es decir, mientras más fruto del Espíritu tengamos más santidad estamos manteniendo.

El estar en santidad provoca que Dios nos proteja del mal y de caer en tentación. Recordemos que "aunque vivimos en la carne debemos dominar la carnalidad en nosotros"

La santidad la alcanzamos a través de la palabra de Dios y de la intimidad que tenemos con Él. Es hora de crucificar nuestra carne con sus pasiones y deseos no sólo sexuales sino académico-profesiones, etc. 

Preguntémonos: ¿será que podemos renidr todo nuestro ser a Dios por completo?

Yuri Torres



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada